Yaxury Solórzano Ortega

Testimonio de Sanación a través del Doctor José Gregorio Hernández Cisneros

Resumen del Milagro

Fecha en que ocurrió la herida: 10 de marzo de 2017

Edad cuando ocurrió la sanación: 10 años

Quién pidió la sanación: su madre

Estado antes del milagro: herida de bala en la cabeza, pérdida de sangre, masa encefálica y huesos

Pronóstico de los médicos: en caso de sobrevivir, quedaría con discapacidad motriz, lingüística, pérdida de memora y de la visión

Estado después del milagro: salió completamente sana del hospital a los 20 días caminando y hablando con normalidad

Historia de los hechos

"El 10 de marzo de 2017, la niña Yaxury Solórzano Ortega, de 10 años, y su padre fueron interceptados, en el caserío Mangas Coveras del estado Guárico donde residen, por unos delincuentes para robarles la moto. Les dispararon y una bala alcanzó su cabeza en la zona tempoparetal derecha, dejándola gravemente herida.

Fue llevada a través de caminos intrincados hasta otra localidad más poblada y desde allí fue trasladada en lancha a través del río hasta San Fernando de Apure, siendo internada al hospital Pablo Acosta Ortiz, cuatro horas después de recibir el balazo, según informó una fuente eclesial a PANORAMA.

En el centro asistencial no había neurocirujano que la atendiera, por lo que —aunque su estado era sumamente crítico— tuvo que esperar unas 48 horas para ser intervenida quirúrgicamente. Estaba desangrada y presentaba pérdida de masa encefálica.

“La madre de la niña, al enterarse de que el especialista realizaría la cirugía a su hija con pronóstico reservado, le pidió a José Gregorio, de quien es muy devota, que le salvara a su hija. Asegura que el Venerable le dijo: ‘No te preocupes, que tu hija va a salir bien”, y que después comenzó a sentir una paz que no había sentido desde el incidente”, revela la fuente.

El neurocirujano aseveraba que la menor, en caso de sobrevivir a la intervención quirúrgica, quedaría con discapacidad debido a las secuelas muy graves en la motricidad, en lo lingüístico, en la memora y hasta con pérdida de la visión causadas por el severo daño cerebral. Podría mejorar, lentamente, en la movilidad, solo con la asistencia de de un equipo multidisciplinario y con mucha terapia.

Sin embargo, a los cuatro días de la operación, Yaxury comenzó a rechazar la intubación y a reaccionar positivamente a todas las pruebas y exámenes, saliendo del centro asistencial a los 20 días, completamente sana, caminando, hablando y viendo sin dificultad" Fuente

“El hecho fue calificado como inexplicable por el tribunal cuando una tomografía realizada el pasado diciembre (2018), ordenada por el tribunal, mostró que la niña tiene la lesión en el cerebro pero se encuentra totalmente asintomática , sin secuelas, cuando —21 meses después de haber recibido el balazo, ahora con 12 años— debía presentar discapacidad, según el pronóstico del neurocirujano”, agregó el informante"

Entrega del expediente al Vaticano

El viernes 18 de enero de 2019, el cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico de Caracas, entregó a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano en Roma, la cuál la abrió y la comenzó a revisar el jueves 31 de enero de 2019.

Postuladora de la causa de beatificación: abogada argentino-italiana Silvia Correale.

"Médicos vaticanos de todas las especialidades estudiarán exhaustivamente el sumario que recibirán de parte de un relator para concluir, con la aprobación de la mayoría, si se trata o no de un hecho inexplicable por las ciencias médicas.

El sumario pasaría luego a la comisión de teólogos, quienes adjudicarían el hecho inexplicable al Venerable trujillano si realmente se dio o no su intercesión a petición de la devota madre al enterarse que el neurocirujano realizaría la cirugía a su hija con pronóstico reservado.

Posteriormente, el congreso de cardenales y obispos tendría a cargo re confirmar la decisión de médicos y teólogos de que se trata de una verdadera acción divina por intercesión de José Gregorio Hernández, y al prefecto del dicasterio solicitarle al papa Francisco apruebe y ordene el decreto de beatificación. Se convertiría el médico de Isnotú en el primer hombre y laico venezolano en ser elevado a los altares." Fuente